martes, 28 de abril de 2015

Clásicos Populares

Una reflexión en voz alta


“Entre los proyectos culturales que alentó la Segunda República. La Barraca fue sin duda su buque insignia. Por primera vez los responsables políticos vieron en el teatro un medio valioso para elevar el nivel cultural del pueblo”. (José Carrillo Menéndez)

Federico García Lorca dirigió este proyecto, con actores salidos de las aulas universitarias, que acercó un repertorio clásico de autores como Calderón, Cervantes o Lope de Vega al ámbito universitario; pero también al gran público de los pueblos y ciudades de España.

El Teatro del Pueblo y las Misiones Pedagógicas participaban también de aquel espíritu de llevar el teatro clásico español a las zonas rurales. “Estos proyectos hicieron de este periodo uno de los momentos culturales y artísticos mas ricos de nuestra  historia reciente, la Edad de Plata”. (Charo Otegui) Presidenta de Acción Cultural Española.

Nos pueden parecer prehistóricos estos proyectos; pero quizás haya todavía mucho que hacer para que el teatro clásico llegue a los pueblos. Y si ahora los objetivos prioritarios están por atender acuciantes necesidades; no hace falta tener mucha imaginación para situarse en aquella España de los años treinta en la que los políticos ya tenían en cuenta que “no solo de pan vive el hombre”

Lorca decía que La Barraca le ilusionaba más que su obra literaria. Lanzarse a los pueblos con una compañía amateur, formada por inquietos universitarios fue para él una experiencia única en la que se valió de los clásicos como educadores del gusto popular. Lo hizo con total respeto a los autores e incorporando nuevos lenguajes artísticos. Tradición y vanguardia. Admiración por los clásicos pero descaro para hacerlos próximos al público quitándoles el polvo acumulado por olvido en las bibliotecas de los eruditos. Vanguardia y osadía que aún hoy resultarían futuristas.

La Barraca visitó tierras navarras. Hay anécdotas de su paso. En Estella quisieron apedrearlos, pero al explicarles los actores el objetivo de la obra (contaba Lorca) les aclamaron.

Si el tiempo no impusiera su lógica inmutable, hoy recibiríamos con los brazos abiertos aquellos proyectos y Lorca se encontraría una Navarra diferente. En muchos pueblos encontraría instalaciones equipadas para mostrar teatro, envidiables por cualquier comunidad del Estado Español. Pero ya que esto no es posible ¿No podemos rescatar los objetivos y esas joyas de oro viejo perdidas en letras que se aburren aprisionadas entre las hojas de los libros?

Con un poco de esfuerzo y colaboración entre gestores y creadores sería más que factible. Como prueba tenemos la apertura que el Festival de Teatro Clásico de Olite ha tenido los últimos años a las propuestas que desde el Teatro Amateur se hacen con los mismos objetivos, el mismo cariño y respeto que el maestro Federico puso en su proyecto. La prueba definitiva ha sido la aceptación del público. Aceptación que quizás no sea atendida ni entendida suficientemente por todos los que tienen responsabilidades en la difusión y el acercamiento de la cultura a la población.


La clave estaría en sentar unas bases de colaboración mutua; un trabajo riguroso en todos los ámbitos con buenos objetivos huyendo del corporativismo y amiguismo que tanto daño ha hecho al Teatro en Navarra. Por favor, aficionados navarros, no caigamos en el mismo error.

Por lo que me toca, apelo a esa responsabilidad del Teatro Amateur. A la necesidad de emprender y apoyar proyectos que tengan como objetivo la difusión cultural, hechos con profesionalidad, entendiendo esta como conocimiento y dedicación. Proyectos que tienen que contar necesariamente con el apoyo institucional y de todos los amantes del teatro. Que deberíamos celebrar en vez de hacer visibles nuestras mezquindades.

Si el entramado institucional de la cultura mantiene absurdos vetos y a falta de iniciativas o proyectos las asociaciones tanto profesionales como amateurs promueven programas atendiendo al interés corporativo y no público; no nos extrañe que asistamos a un panorama de deserciones y claudicaciones a un escenario donde prevalece la cultura como ocio y entretenimiento, en detrimento de otros objetivos más importantes.

Los muertos siguen embebidos devorándose sus propias manos.
¡Un poco de luz Federico!

Fdo: Javier Salvo

“Los muchachos que vais a ver en escena vienen a ofreceros las riquezas de nuestro teatro, riquezas desconocidas para la mayoría de los españoles. Estos muchachos sin cobrar un solo céntimo, abandonan sus cosas y sus casas para ir a los pueblos a brindar cultura y arte a los que deseen arte y cultura.”
Federico García Lorca.

Citas y fotografías: La Barraca. Teatro y Universidad. Ayer y hoy de una utopía. AC/E Acción Cultural Española

IX Certamen de teatro aficionado "ALBROCAL"

El grupo de teatro aficionado "ALBROCAL" se ha dirigido a nosotros para informarnos del IX CERTAMEN NACIONAL DE TEATRO AFICIONADO “ALBROCAL” que se realizara en el centro cultural "FUENTE VIEJA" de Nambroca (Toledo) entre los días 26 de Septiembre, 4, 10, 11, 17 y 18  de octubre de 2015.
El dia 24 de octubre se hace la clausura  del certamen y entrega de premios.
Este IX CERTAMEN NACIONAL DE TEATRO AFICIONADO “ALBROCAL” está organizado por la Asociación Cultural “ALBROCAL” con la colaboración del Excmo. Ayto.  de Nambroca. El motivo de este certamen es ofrecer al publico un muestrario de lo que los grupos de teatro aficionado a nivel tanto regional como nacional pueden realizar, a la vez que dar la posibilidad a los mismos grupos de representar sus montajes en un escenario como es el centro CULTURAL de NAMBROCA con todos los medios disponibles (luces, sonido, etc.) 
Os remitimos las bases y la solicitud de participación del mismo, animándoos a que la rellenéis y participéis con esta oportunidad de fomentar el teatro aficionado.
Para más información sobre el CERTAMEN contactad con los teléfonos o e-mail:
Vicente Chicharro Perea: 661 525 181 ó 925 27 91 54
Benito Mora Torres: 634 401 382 ó 925 25 79 28
Ana Belén Chamorro: 666 806 440 ó 925 27 91 48